Hace un tiempo ya que compartimos en nuestras redes sociales una noticia de “La Sexta” donde se leía el siguiente titular: “Baleares prohíbe por ley vender bebidas azucaradas, bollería y golosinas en los colegios”. En esta noticia, se nos informa sobre el nuevo decreto que ha aprobado el Govern Balear para favorecer hábitos de vida saludables y fomentar la dieta mediterránea en los centros educativos y sanitarios.

Para todo lo anterior, se ha optado por prohibir la oferta de bebidas azucaradas, bollería y chucherías envasados en las cantinas, bares y locales similares situados en los centros educativos no universitarios (tranquilos que la vida universitaria en este país es lo suficientemente sana como para valerse por sí mismos en este mundo tan caótico), tanto presencialmente como en las famosas máquinas expendedoras.
Afortunadamente no se han quedado solo en el “castigo” sino que han metido mano para supervisar los menús junto a la comida ofertada en los diferentes centros y promueven la diversidad siempre y cuando sea posible.

Todo esto para luchar contra la obesidad (sobre todo en población infantil) que por ahora ha ganado demasiadas batallas en este país…. Y si no lo creéis aquí van los números:

Prevalencia de obesidad en la población adulta española

Fuente: Sociedad Española de Cardiología, 2016

Porque en España somos mucho de eso, presumimos de una de las mejores dietas del mundo pero luego que se preocupen otros de cuidar nuestros propios hábitos alimenticios 🤷‍♀🤷‍♂.

Nuestra opinión al respecto es la siguiente: 🙌 ¡BRAVO! 🙌 Por fin se comienza a hacer política de calidad en cuanto a salud pública se refiere y ojo, esto debería ser sólo el principio… Queda mucho camino para poder presumir de política en este país (creo que esta última frase no necesita ningún comentario).

¿Es la solución definitiva a la obesidad? No. Aunque si os vamos a comentar algunos datos que os harán reflexionar sobre la retirada de estás maquinas de lugares públicos (o más bien su contenido ya que la máquina por sí misma no porta maldad ninguna) y fomentar una alimentación saludable en los más pequeños (los mayores somos culpables de comer como lo hacemos).

Os dejamos algunas noticias más sobre la obesidad:
Los niños de España, entre los más obesos de Europa” (La Vanguardia 2018)
La obesidad infantil: una asignatura pendiente” (Revista Española de Cardiología 2018)
La epidemia de la obesidad en España” (RTVE 2019)

¿Son tan malas las bebidas azucaradas que ofrecen las máquinas?

Las bebidas azucaradas, que pueden ser tanto las carbonatadas como los zumos de frutas (especialmente los procesados), están relacionadas con un aumento de la obesidad, mala salud dental y con el desarrollo de enfermedades metabólicas como la hipertensión, la diabetes o el síndrome metabólico. Una de las principales causas es su alto índice glucémico y su bajo índice de saciedad.

El índice glucémico nos cuantifica la respuesta glucémica en nuestro cuerpo, por decirlo de una manera más simplificada, cuanto sube nuestro nivel de azúcar en sangre al consumir ese alimento y a qué velocidad. El índice de saciedad surge mediante la comparación de unos alimentos con otros en cuanto a la sensación de plenitud que ocurre después de su ingesta y se mantiene hasta la siguiente comida.

Estos datos son bastantes conocidos y están más que difundidos por el mundo, deberíamos darnos cuenta entonces de la trampa en estas bebidas: no te sacian, suponen una ingesta elevadísima de calorías y niveles de azúcar por las nubes en un corto periodo de tiempo. Si sumas todo lo anterior tienes una ecuación perfecta para tirar tu salud a la basura 😣.

Según la OMS, la cantidad de azúcar de este origen (azucares añadidos) ingerida no debería superar el 10% de nuestra ingesta diaria de calorías (unos 25g al día) para ayudar a nuestra salud dental (que no sobrepase no significa que tengamos que tomarlo, que nos conocemos todos…) y países como Reino Unido no recomiendan más de un 5%. Con este tipo de azucares nos referimos a aquellos monosacáridos y disacáridos que se añaden a alimentos y bebidas o aquellos que de forma natural podemos encontrar en la miel, siropes o zumos. Existen fuentes de azúcar que no nos deben preocupar: frutas, vegetales, algunas legumbres, lácteos… Porque el azúcar no es malo, pero no todo vale.

En 2010 se estimó una media de 132 ml diarios en cuanto a consumo de bebidas azucaradas en el mundo y en los países desarrollados subimos a 192ml (un vaso al día). No olvidemos que además su precio nos facilita mucho mantener la tendencia actual y seguir aumentando su consumo.

¿Culpa nuestra o de las máquinas?

Aunque parezca una reflexión que podemos sacar de la brillante obra de Isaac Asimov “Yo, Robot” (si no lo has leído, adelante) no vamos a complicarnos tanto porque nos parece innecesario. La culpa es nuestra (evidentemente). Ahora bien, si alguien está sacando dinero por estar vendiendo este tipo de productos en lugares públicos como colegios, tampoco se puede ir de rositas.

Nada en contra de las máquinas de autoservicio o vending (que además funcionan 24h) pero, ¿de verdad no podemos tener algo más de conciencia y pararnos a intentar aprovechar los beneficios de estos aparatos sin perjudicar la salud pública?

Seguramente habréis vistos máquinas expendedoras de lo más variopintas y es que en realidad tienen muchas posibilidades. Si nos venimos un poco arriba, podríamos incluso decir que son herramientas en potencia para el cambio social, pero claro, bien utilizadas. Ya se ven algunas que te permiten comprar carne, pescado o verdura en cualquier momento.

(Podéis comentar abajo las máquinas más estrambóticas que os hayáis cruzado en vuestra vida más abajo 😉)

Concluyendo sobre todo esto…

Pues que os vamos a decir, que enhorabuena al Govern por su pasito adelante en promover una alimentación saludable y comenzar a hacer esa política que nos gustaría ver más a menudo. Además tenemos que sumar el valor añadido de poder permitir a un sector de la población tan desprotegido como son los niños el no caer en el mundo del azúcar.

Os animamos a que reviséis información y datos sobre el consumo de estos azúcares añadidos y todos los problemas asociados a el que prevalecen en nuestro país por vuestra cuenta para que saquéis vuestras conclusiones que son las que más os valen a cada uno.

Para terminar a modo de reflexión, decir que cada uno es responsable de su estado de salud pero es también responsabilidad de las Administraciones Públicas el darnos los medios adecuados para que tengamos las opciones más saludables.

¿Qué os parecen este tipo de medidas? ¿Os habéis encontrado alguna máquina que os ha dejado sin palabras? Dejadnos vuestras opiniones en los comentarios 😁😁

Referencias

http://www.rtve.es/las-claves/la-obesidad-en-espana-2019-01-15/
Blecher, E., Liber, A. C., Drope, J. M., Nguyen, B., & Stoklosa, M. (2017). Peer Reviewed: Global Trends in the Affordability of Sugar-Sweetened Beverages, 1990–2016. Preventing chronic disease, 14.
Gómez-Miranda, L. M., Jiménez-Cruz, A., & Bacardí-Gascón, M. (2013). Estudios aleatorizados sobre el efecto del consumo de bebidas azucaradas sobre la adiposidad en adolescentes y adultos: revisión sistemática. Nutrición Hospitalaria, 28(6), 1792-1796.
Fidler Mis, N., Braegger, C., Bronsky, J., Campoy, C., Domellöf, M., Embleton, N. D., … & Mihatsch, W. (2017). Sugar in infants, children and adolescents: a position paper of the European Society for Paediatric Gastroenterology, Hepatology and Nutrition Committee on Nutrition. Journal of pediatric gastroenterology and nutrition, 65(6), 681-696.
Vargas‐Garcia, E. J., Evans, C. E. L., Prestwich, A., Sykes‐Muskett, B. J., Hooson, J., & Cade, J. E. (2017). Interventions to reduce consumption of sugar‐sweetened beverages or increase water intake: evidence from a systematic review and meta‐analysis. Obesity Reviews, 18(11), 1350-1363.

Máquina de vending. ¿Ofrecen caramelos en la puerta de los colegios?
Etiquetado en:                    

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *