Probablemente ya has probado muchas dietas de adelgazamiento y siempre vuelves a recuperar el peso perdido. El problema es el planteamiento. No se trata de empezar una dieta que acabará cuando consigas alcanzar tu objetivo de peso, se trata de mejorar tus hábitos, aprender a comer sano, a cocinar y hacer mejores elecciones en el día a día.

En la educación alimentaria no hay alimentos prohibidos ni necesidad de tomar pastillas o suplementos. Solo realizar pequeños cambios paulatinos en tu alimentación diaria que te ayudará a conseguir tus objetivos.

Cada persona es diferente, por ello el plan de alimentación se debe adaptar a ti y no tu a la dieta. Un plan personalizado implica conocer previamente tus horarios, gustos, antecedentes, clínica y otros aspectos relacionados con tu alimentación.