Nuestras sesiones de Stretching tienen dos objetivos bien marcados: entrenar nuestra flexibilidad y conseguir un estado de relajación.

La flexibilidad es una capacidad física con incontables beneficios en nuestra salud, pero no sólo eso, muchos deportistas de diferentes disciplinas deportivas necesitan también dedicar algunas horas de su entrenamiento para trabajar este aspecto tan olvidado en muchas ocasiones.

Por otro lado, con una buena organización de la sesión y combinando los estiramientos con trabajos de respiración y concentración, podremos lograr un estado de relax que nos ayudará a combatir todo el estrés que vamos acumulando a lo largo de la jornada.